“El sinestésico Daniel Tammet” o por qué “visualizo” mi suspenso en matemáticas:

27 Jun

Nos preguntábamos en el post anterior el significado de pronunciar la frase “huele a chamusquina” al presenciar el ascenso de tu jefe. Bien. Significa que:

a)      Eres un ser ordinario con ordinarias expresiones lingüísticas.

b)      Olvida a tu jefe. Se te está quemando el pollo.

c)    Acabas de ser presa de la sinestesia, porque HUELES lo que en realidad acabas de VER.

Me temo que yo soy un ser ordinario, y se me está quemando el pollo. Daniel Tammet, en cambio, es un ser extraordinario al que nunca se le quema el pollo y además vive la sinestesia de un modo muy particular. Pero vayamos por partes.

Daniel Tammet

En la última publicación hablábamos de los “savants”, personas con una capacidad particular hiperdesarrollada (como el dibujo, la música, la memoria, etc.) que, en la mayoría de los casos, viene acompañada de una merma en otras capacidades neurológicas que con frecuencia se manifiesta en forma de autismo. Pero conocemos una excepción a esta regla, un savant que, más allá de sus múltiples e increíbles habilidades, se ha desarrollado normalmente, lo que lo convierte en especial para los científicos ya que puede explicar su condición para ser desgranada. Ese individuo es Daniel Tammet.

En un primer vistazo, Tammet es un joven de 32 años normal, algo introvertido y paliducho, con gafitas de nerd, la necesidad de acudir a un ortodoncista y un aura cándida. Si pasásemos algo de tiempo más con él observaríamos algunas particularidades:

  • Tiene una memoria como la del juez del caso Malaya.
  • Habla tantos idiomas como un intérprete de un barco pirata.
  • Maneja las matemáticas como un astrofísico de la NASA.

Pero nos equivocaríamos.

Daniel Tammet tiene más memoria que cualquier juez. Tiene el record Guinness por memorizar cifras decimales del número π. Si os estáis preguntando cuántas, la respuesta es 22.500 cifras decimales recitadas sin error a lo largo de 5 horas.

Daniel Tammet habla 9 idiomas. Pero además los aprende a mayor velocidad que el mejor de los intérpretes. En una ocasión se prestó a participar en un reto televisivo. Éste consistía en aprender islandés, un idioma que en aquel momento desconocía por completo, con la ayuda de una profesora que le acompañaría durante el periodo de una semana, tras el cual tendría que presentarse en el plató del programa y amenizar la tarde charlando con el presentador.

Daniel Tammet puede que no sepa de cuerpos celestes (o sí, porque a estas alturas nada me sorprendería), pero desde luego es más hábil con los números que cualquier astrofísico. Es más, su poder de cálculo mental supera el de algunos ordenadores, pudiendo dar con facilidad hasta 100 decimales en cualquier cálculo mental que se le pida sobre la marcha. Pero aquí es donde la cosa se pone interesante. La verdadera razón por la que desde este blog le denominaremos a partir de ahora “ese pequeño cabrón” es porque ni siquiera hace un esfuerzo consciente por realizar dichos cálculos: lo que en realidad sucede en el mundo sinestésico de Tammet es que cada número tiene una determinada forma, color y tamaño. Hay números bellos, como el número π; números que le horrorizan, como el 6; o números altos como rascacielos, como el 9. Cuando Tammet piensa en una operación aritmética determinada, las imágenes que se presentan ante sus ojos se recolocan correctamente de tal modo que él tan sólo tiene que “leer” el resultado que se le presenta en un ejercicio que el denomina “explorar el paisaje”. “Ese pequeño cabrón” es una potente calculadora mental y, encima, de modo pasivo, el colmo de los chinos frikis del ábaco.

La visión del número Pi de Daniel Tammet.

Al parecer la explicación de todo lo dicho se encuentra en una serie de crisis epilépticas severas que sufrió cuando era un crío y que, si bien no le supusieron grandes taras neurológicas, generó en él algunos rasgos básicos del autismo que posteriormente no se desarrolló, pero que aún en el adulto Tammet son identificables en su perfil solitario o su interés obsesivo por pequeños detalles como texturas o siluetas. También le convirtieron en un sinestésico y en un genio, un savant, la envidia cochina de Hacking Purkinje.

Si os interesa, podéis ver aquí  un documental completo sobre Daniel Tammet (en inglés), en el que también sale mi amado Ramachandran cuyo nombre tomo prestado por aquí.

Dicho esto, cerramos por ahora el tema de los savants, no sea que la envidia me conduzca a darme un porrazo en la cabeza que genere nuevas e intrincadas redes neuronales que me permitan controlaros a todos telepáticamente, dominar el mundo y obtener pizza a domicilio. Os quiero, seres libres, desde mi actual ordinariez.

2 comentarios to ““El sinestésico Daniel Tammet” o por qué “visualizo” mi suspenso en matemáticas:”

  1. Santiago Barrero 14 enero 2012 a 8:20 pm #

    Muy buenos, moza, tu blog, tu perspicacia y tu sentido del humor. Desde hoy te seguiré en twitter para ver qué te cuentas.

    Ánimo y sigue deleitándonos con tu visión de la neurociencia

    #2012añodelaneurociencia

    ;-)

Trackbacks/Pingbacks

  1. “Los savants” o… ¿cómo es que tú sí y yo no? « Hacking Purkinje - 28 junio 2011

    […] Volviendo a una de las preguntas iniciales. ¿Todos los trastornos neurológicos son una faena? Pues sí, prácticamente todos y desde luego todos los aquí enumerados, pero hay un savant muy especial, un savant cuyas increíbles capacidades no le han sido otorgadas a cambio de otras mermas físicas, un savant distinto a los demás porque es uno de los pocos capaces de poder hablar de su condición de tal manera que la ciencia pueda desentrañar sus mecanismos. Se llama Daniel Tammet, es un sinestésico raro raro y a él le dedicaremos todo el próximo post. […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: